ADRIÁN BUCIO
Lo primero que se debe tachar en la lista es la casa. El hogar, sin duda, suele ser un manojo de preocupación cuando uno sale de vacaciones por una razón: se abandona por mucho tiempo. Por tanto, esta tiene que funcionar adecuadamente en la ausencia de la familia. Lo que se recomienda es:

Cerrar cualquier llave de gas o agua. Las fugas suelen estar a la orden del día cuando la soledad abunda en una casa. Y algunas suelen ser peligrosas hasta para los vecinos. Se tiene que checar que el calentador de agua esté apagado, así como todos los aparatos que funcionan con energía eléctrica; es necesario dejarlos desconectados para evitar accidentes. En el caso del refrigerador, no se debe desconectar, sino dejarlo en el nivel mínimo de frío para ahorrar energía. Es necesario verificar que los pilotos de la estufa están cerrados.

Asimismo, papeles importantes o cosas de valor se deben de guardar en un lugar seguro. Para el caso de los documentos, es recomendable guardar una copia en algún lugar oculto para evitar una pérdida inesperada. Cerrar ventanas y entradas es otra medida que se debe tomar.
Ahora viene la parte de la prevención en el cuerpo. No hay nada más molesto como las enfermedades o los padecimientos físicos cuando se pretende gozar y disfrutar de una playa, un lago, un campamento en el bosque o un recorrido turístico por alguna ciudad o pueblo. No lo hay. Por ello, es necesario preparar un botiquín de viaje.

Las medicinas que se usan regularmente deben ser incluidas y vastas para los días que se estará en el viaje. Medicamentos para el vómito, la fiebre y diarrea son necesarios; estos padecimientos pueden llegar inesperadamente. Entonces, la presencia de termómetros orales es necesaria. Para el caso de golpes, torceduras o heridas, se deben llevar gasas, pomadas y curitas. Y desde luego, cuidar la piel: si se va al bosque es primordial llevar repelente para moscos; si se va a la playa, bloqueador solar.

Si el viaje será en coche conviene revisar los neumáticos antes de emprender el rumbo. Asimismo, se debe realizar un chequeo general del funcionamiento del automóvil con algún mecánico experto para saber si está en condiciones de salir a carretera.

En caso de viajar en autobús o avión, es importante trasladarse hacia la central o el aeropuerto en un taxi oficial de una compañía; entrar con maletas a un taxi de dudosa procedencia puede ser muy inseguro. Por último, ya en el destino, es necesario pedir un mapa del lugar y ubicar los números de emergencia. Y ya está, luego de estos sencillos pasos, el resto consiste en gozar y disfrutar de los placeres de las vacaciones. ¡Buen viaje!